JAVIER DOMENECH

Es médico cardiólogo formado en Estados Unidos y durante muchos años dirigió la Unidad Coronaria del Hospital Valdecilla de Santander.

Licenciado en Historia, es habitual colaborador del Diario Montañés, donde ha publicado casi 500 artículos de opinión recogidos en sus libros “ Cosas que pasan”, “Políticamente incorrecto” y “ El reinado de Witiza”, así como el libro de viajes “Dando vueltas por el mundo”. Ha sido profesor de la Universidad de Cantabria y autor de “La ciencia de curar”, para alumnos del programa Senior.

Ahora nos sorprende con “Ver el arte”, un recorrido sobre la Historia del Arte, desde la Prehistoria hasta las últimas tendencias, en un libro destinado al gran público, con la descripción de cómo los momentos históricos condicionan los estilos de la escultura, la pintura y la arquitectura, y el comentario personalizado de las 586 ilustraciones a todo color que acompañan al texto.

Fernando Jáuregui

La foto del Palace
El socialismo, de Felipe a Pedro y viceversa

Muy poca gente en España podría haber escrito este libro, que en realidad son cuatro libros. Cuarenta años de Historia a través de los gobiernos socialistas, analizados con el rigor y la neutralidad de quien ha contemplado desde la primera fila, y luego analizado, las grandes decisiones que tomaban los presidentes del Gobierno, la Jefatura del Estado, las instituciones…

La foto del Palace recorre implacablemente, contando anécdotas y hechos desconocidos hasta ahora, el «felipismo», el «zapaterismo» y el «sanchismo» (que el autor no considera términos peyorativos), e incorpora muchas vivencias personales que enriquecen el relato histórico, advirtiendo de que el periodista nunca debe ser protagonista, pero jamás debe renunciar a ser testigo. Y siempre debe ser crítico.

Esta es una obra que culmina la carrera profesional -más de cincuenta años, más de once mil artículos y crónicas, cuarenta libros- de un periodista imprescindible, que aún hoy se mantiene al pie del cañón.

Federico Trillo-Figueroa

¿Resurgirá Shakespeare cual ave fénix?

Valladolid, 1624, Seminario para ingleses de San Albano. Monseñor William Sankey, jesuita censor de la Inquisición, llega con una misión: decidir si incluye en el Índice de libros prohibidos un volumen que se halla en la biblioteca del seminario: la edición infolio que reúne póstumamente treinta y seis de los dramas escritos por William Shakespeare.

La tarea plantea a Sankey un difícil dilema moral, pues William fue su amigo íntimo, su alma gemela. Ambos habían nacido en Stratford-upon-Avon en abril de 1564 bajo el signo de Tauro —ambiciosos y leales— y el de la viejafe católica en un tiempo de prohibición de su culto, persecuciones y ejecuciones, que no acabarían con la llamada Paz de Londres en 1604, sino que resurgirían con la Conspiración de la Pólvora y se arrastrarían hasta la Guerra de los Treinta Años. A lo largo de sus vidas paralelas se quisieron y se enfrentaron tras compartir los peligrosos acontecimientos históricos de la época junto a los personajes más importantes, tanto ingleses —Francis Bacon, Walter Raleigh, los condes de Southampton y Essex, los Cecil— como españoles —Antonio Pérez, el duque de Lerma, el conde de Gondomar—.

Todo lo que compartieron y todo lo que los separó asaltan el juicio de Sankey, que, al enfrentarse a la obra del amigo, hará memoria de sus vidas paralelas para determinar si, como el ave fénix, William Shakespeare merece resurgir, eternamente, de sus cenizas.

Con maestría, certeras dosis de intriga y rigor histórico, Federico Trillo-Figueroa desgrana en esta novela las claves de la obra de Shakespeare y las zozobras políticas y espirituales de una época crucial en la historia de las religiones, de la geopolítica, que enfrentó a Inglaterra y España, a católicos y anglicanos, a jesuitas y dominicos, en los umbrales de la Edad Moderna.

Elisa Gómez Pedraja

La investigadora e historiadora cántabra, Elisa Gómez Pedraja, ha dedicado un ingente esfuerzo y dedicación a descubrir los diferentes aspectos del marino santanderino que formó parte de la expedición de Magallanes/ Elcano. Uno de los 17 tripulantes que dio la primera vuelta al mundo y vivió para contarlo: Juan de Santander. Este libro de historia -no de ficción sino basado en datos verificados- lo presentara la autora el jueves 14 de julio en el Ateneo de Santander, a las 19.30 horas. El director del Museo Marítimo del Cantábrico, Gerardo García Castrillo, será el encargado de presentar a la autora y dialogar con ella.

Sobre la figura del joven santanderino que dio la vuelta al mundo se han publicado recientemente algunos libros que se ubican en la pura ficción o en la hagiografía del personaje. Elisa G. Pedraja presenta un relato todo él sustentado por documentación y, por tanto, de un tratado rigurosos e históricos sobre el joven de Cueto que ha sido protagonista de una las mayores gestas de la humanidad.

Elisa G. Pedraja ha buceado durante años en diferentes archivos, incluido el gigantesco legado del archivo de Indias. En este libro cuenta la historia verdadera biografía de Juan de Santander y descubre interesantes aspectos inéditos.

Se trata de una biografía lo más completa posible de Juan de Santander, el marino montañés nacido en Cueto, hasta ahora conocido únicamente por su viaje como grumete a bordo de la nao “Trinidad”, a las órdenes de Magallanes. Ese viaje le proporcionó la gloria de ser uno de los 17 marinos que completaron la Primera circunnavegación del mundo, ya bajo el mando de Elcano en la nao “Victoria”, llegando a Sanlúcar de Barrameda en septiembre de 1522. Tres largos años…

Esta biografía abarca sus primeras singladuras conocidas al Caribe, en una Flota de Indias años antes de la Expedición de Magallanes a la especiería; su participación como contramaestre en otra gran expedición de más de dos años y posteriormente su vida a lo largo de más de veinte años navegando varias veces a las Indias, por cuenta de otros o en la suya propia en el galeón “San Juan”. Así, hasta su vejez.

Incluye los avatares de sus viajes, pleitos, matrimonio, su vecindad en Sevilla… todo lo que ha podido ser probado a través de documentos coetáneos, documentación rescatada en los diferentes archivos y parroquias sevillanos y algunas publicaciones antiguas muy bien documentadas, huyendo de fabular ni novelar los hechos ya de por sí suficientemente elocuentes. Su vida no fue gris, precisamente.

Se trata del único marino montañés que dio la primera vuelta a toda la redondeza del mundo. Por alguna razón, tal vez solamente falta de interés, no había sido estudiado hasta ahora.

Juan Claudio de Ramón

Roma nos permite ser voyeurs de nuestra propia historia. De las tumbas de los etruscos a la mundana Via Veneto, de Nerón a Pasolini, pasando por Caravaggio, Bernini, Borromini y Winckelmann ―con escala española en Alberti, Zambrano o Gaya―, este es un libro que se propone juntar de nuevo las piedras de una mampostería eterna para contarlo todo otra vez de la ciudad que lo sabe todo. Una misión enloquecedora, saltando de siglo en siglo, con un ojo puesto en la Roma urbi y otro en la Roma orbe, uno en las reliquias de los santos y otro en los torsos desnudos de las estatuas, uno en la confusión y otro en la calma, en un viaje por la ciudad donde, como en un arca de Noé, se han salvado todas las historias de la historia, y que es la culminante demostración de que el ser humano ha conocido la belleza.

Desde una personalísima y poliédrica perspectiva, Juan Claudio de Ramón ofrece, con erudición y la emoción del extranjero que se descubre romano, un mosaico de hechos históricos, anécdotas, curiosidades, gastronomía y calas literarias y artísticas en distintas épocas. Roma desordenada es el apasionado relato del viajero que, felizmente cautivo, se torna habitante de una de las ciudades más conocidas y, sin embargo, por inabarcable, desconocidas del mundo. Y es que «decir que todos los caminos llevan a Roma es menos exacto que decir que de Roma salen todos los caminos».

Álvaro Machín

«¡Yo no viajo para llegar a ningún sitio. Lo hago tan solo por el placer de ir!» Eso lo dijo el autor de La isla del tesoro. A Robert Louis Stevenson le gustaba viajar y contar historias, algo que comparte con Álvaro Machín, periodista de Santander. Un millón de pasos. Las vueltas por el mundo de un tipo corriente es justo una recopilación de itinerarios y crónicas en carne propia.

No es una guía de viajes ni los relatos que escribiría el protagonista de El último superviviente. Es la colección de anécdotas, personajes y experiencias a lo largo de unos cuantos años de camino de un tipo corriente que lleva en la maleta, sobre todo, curiosidad. Relatos de andar por algo lejos de casa. Uzbekistán, Camboya, el Cabo de Buena Esperanza, las carreteras de Benín, los vagones del Transiberiano, un par de timadores en Tiananmén o el balcón de un restaurante en Torun (Polonia). De los destinos, de las distintas compañías, de los motivos y del ánimo que envuelve cada fecha hay detalles en los relatos de cada capítulo.